Menú

Libere el poder del almacenamiento de energía: Una exploración apasionante

Índice

El agotamiento de los combustibles fósiles a un ritmo alarmante ha hecho que su precio se dispare. Junto con la iniciativa para reducir las emisiones de carbono y el aumento de la investigación sobre fuentes de energía alternativas como las energías renovables, el almacenamiento de energía es cada vez más importante. 

Sistema de almacenamiento de energía

En su forma básica, el almacenamiento de energía es cualquier cosa que pueda almacenar energía para utilizarla más tarde. Los sistemas de almacenamiento de energía hacen precisamente eso. El tipo más común y el que está en la mente de la mayoría de la gente son batería químicas. Sin embargo, existen otros tipos, como los sistemas basados en el calor, los gravitacionales y los mecánicos.

El almacenamiento de energía abarca desde la microelectrónica hasta los sistemas de almacenamiento de energía en red para países enteros. Con la creciente importancia de la electricidad en nuestras vidas, el almacenamiento de energía no hará sino aumentar. Casi todas nuestras tecnologías actuales y futuras requerirán electricidad de un tipo u otro, como los vehículos eléctricos, los electrodomésticos y los dispositivos móviles.

Tipos de almacenamiento de energía

Hay muchos sistemas diferentes de almacenamiento de energía en formas variadas y tamaños. Algunos pueden ser antiguos y otros nuevos. Algunas son artificiales, mientras que otras son naturales. Algunos tipos son:

  • Térmico.
  • Química.
  • Mecánica.
  • Biológico.
  • Baterías.
  • Almacenamiento hidroeléctrico por bombeo.

Los tipos más comunes son el almacenamiento hidroeléctrico por bombeo y las baterías de iones de litio.

Almacenamiento de energía: Antes y ahora

Antiguamente, los combustibles fósiles se utilizaban como fuente de energía natural para las redes eléctricas y todo tipo de trabajos que requirieran energía. Incluso ahora, la mayor parte del mundo depende de los combustibles fósiles para la producción de energía. Sin embargo, ahora también disponemos de energías renovables no contaminantes como la solar y la eólica. 

Además, los combustibles fósiles se agotan y acabarán algún día, mientras que las renovables son fuentes de energía inagotables. El problema es que el sol no está por la noche y el viento no siempre sopla. En ese caso, hay que utilizar baterías de iones de litio para almacenar energía para su uso posterior.

Almacenamiento electroquímico

El almacenamiento electroquímico es el tipo de almacenamiento de energía más utilizado, que hoy vemos como baterías de iones de litio. Algunos tipos son baterías recargables que pueden utilizarse más de una vez. Las baterías de iones de litio utilizan iones de litio para almacenar y descargar electricidad.

En este proceso, los iones de litio se desplazan del ánodo (terminal negativo) al cátodo (terminal positivo). Esto libera una carga eléctrica en el cátodo y electrones libres en el ánodo. En la carga se produce el proceso inverso, es decir, los iones de litio se desplazan del cátodo al ánodo.

Almacenamiento hidroeléctrico por bombeo

La generación de electricidad a partir del movimiento del agua se utiliza mucho en las presas de todo el mundo. Sin embargo, la electricidad también puede almacenarse utilizando agua. Este tipo de energía se denomina almacenamiento hidroeléctrico por bombeo y utiliza la energía cinética del agua. En este sistema, hay dos embalses de agua a distintas elevaciones. 

El depósito superior almacena el agua. Cuando hay necesidad de agua, el agua del embalse superior se libera y baja al embalse inferior. Durante su recorrido, la energía cinética del agua que cae se utiliza para accionar la turbina que produce electricidad. Así, para almacenar energía, basta con bombear esa agua de nuevo al embalse superior. Para utilizar esa energía, el agua debe caer al embalse inferior.

La necesidad

Los sistemas de almacenamiento de energía están tan arraigados en nuestras vidas que no podemos vivir sin ellos. Puede ser en forma de:

Impulsar vehículos:

Con el paso de los vehículos diésel y de gas a los eléctricos, vemos una gran dependencia de las grandes baterías de iones de litio en lugar de los motores de combustión interna.

Energía de la red:

Muchos sistemas de almacenamiento de energía apoyan a las redes que suministran energía cuando aumenta la demanda. Esto garantiza un suministro constante de electricidad en caso de demanda elevada.

Alimentación de dispositivos:

Las baterías de iones de litio, una forma de almacenamiento electroquímico, alimentan la mayoría de aparatos y dispositivos. Estos aparatos van desde herramientas a electrónica de consumo, ordenadores portátiles y teléfonos móviles.

Fuentes de energía renovables

Las energías renovables son una forma eficaz de generar energía al tiempo que protegen nuestro planeta de la contaminación emitida por los combustibles fósiles. La transición a las energías renovables puede ayudar significativamente a nuestro planeta. Sin embargo, la energía solar y la eólica no pueden generar energía constante. Por eso es necesario almacenar energía cuando estas fuentes generan más energía y utilizar esa energía almacenada cuando estas fuentes de energía no están disponibles.

Independencia energética

Con el almacenamiento de energía, la independencia energética es posible. Las personas que desean desconectarse de la red o las comunidades con un acceso a la red poco fiable pueden utilizar los sistemas de almacenamiento de energía de forma eficaz. La energía solar ayuda, ya que los paneles solares se combinan con baterías solares.

Puestos relacionados

Índice